Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Cuando la violencia se presenta de nuevo.

Cuando la violencia se presenta de nuevo.

Lamentable es que la violencia se esté apoderando de todos los ámbitos en este país. Digo todos los ámbitos por que vemos (o no) en las noticias lo que pasa en Michoacán y otros estados del país. Sin embargo, este no es el tema que quiero tocar.
El deporte, en sí, quitando el negocio que es, generalmente ayuda a la unión entre personas, provee un espacio en el cual muchos de nosotros podemos descargar tantas cosas que se acumulan durante la semana.En México, el deporte favorito de muchos de nosotros es el fútbol, y tenemos un equipo al que apoyamos, ya sea desde casa o gritando desenfrenadamente en el estadio.
Desgraciadamente, esta semana se han presentado dos acontecimientos que habían desaparecido en, al menos, un par de meses. El martes 14, en San Luis Potosí, pudimos ver como los aficionados a Tigres tuvieron que entrar al campo por la agresión de la “barra”. Si bien sabemos que la afición de Tigres no es muy tranquila, esta vez creo que la afición de San Luis se excedió al atacar a las familias que fueron a apoyar a su equipo.
Simplemente, lamentable.El otro hecho se presentó ayer, jueves 15 en Celaya. Esta parte del blog está basada en la experiencia que viví cuando fui a apoyar a mi equipo.
Salimos de Querétaro sin contratiempos y esperábamos arribar al estadio sin contratiempos, pero no contábamos con lo que se estaba ya desarrollando en las inmediaciones del estadio.
Cuando pudimos llegar, nos percatamos que varios integrantes de la barra que habían hecho el viaje, bajaron de los autobuses (y no precisamente por la puerta) y comenzaron a correr hacía el estadio.
Estuvimos en medio de una congestión vial importa

nte durante un buen rato. Cuando pudimos acercarnos un poco al estadio, notamos que varios miembros de la barra regresaban, algunos rengueando, otros con la ropa ensangrentada, otros con piedras en las manos. Sin saber qué ocurría, esperamos hasta que nos indicaron que podríamos llegar al estadio en medio de un cerco policial. Mientras avanzábamos, pudimos notar sobre el arrollo vehicular piedras de diferentes tamaños, autobuses apedreados, vidrios rotos, más gente herida y, desgraciadamente, una persona dentro de una ambulancia siendo atendida.Cuando pudimos llegar al estadio, los encargados del mismo pidieron que hiciéramos fila para ingresar, lo que resultó bastante ineficiente ya que la cantidad de personas que estábamos esperando para entrar era mayor que la seguridad del estadio.
Así, después de una hora de esperar, por fin nos dejaron entrar, eso sí, sin dejar el manoseo obligatorio por la puerta, la quitada de cualquier tipo de cinturón u otros objetos que pudieran servir de proyectil.
Así, pudimos observar 30 minutos de juego, en los cuales, mi equipo metió dos de sus tres goles.Gallos vs Celaya A la media hora del segundo tiempo, vimos como entraron los policías, se situaban en la parte más alta de la grada y empezaban a sacar a los aficionados de Gallos. Supongo que como medida de seguridad. A la salida, muchas de las personas encargadas, tanto del estacionamiento como cuerpos de policías, nos dijeron que era preferible que saliéramos antes, ya que no podrían asegurar nuestra seguridad.
Es aquí donde me quedé con una pregunta: ¿A caso no sabían de las agresiones de ambos lados en redes sociales? ¿Hicieron una planeación adecuada para evitar cualquier tipo de confrontación? ¿Permitirán que pseudo aficionados sigan llenando las tribunas?
Pero recordemos, tanto el LigaMx como en CopaMX…. No pasa nada.

The following two tabs change content below.

Raúl

Woow.. Casi ISC, TSU en TIC, adicto a la música que es más o menos el motor que me impulsa día a día, seguidor de Gallos Blancos, haciéndola un poco de escritor.

Latest posts by Raúl (see all)